¿Empieza la era atómica nuclear en Bolivia?

nuclear

De los rumores al anuncio oficial

El presidente Evo Morales anuncia en (octubre 2014) que el departamento de La Paz será el centro del desarrollo de energía nuclear con fines pacíficos, como parte de la estrategia orientada a convertir a Bolivia en el centro energético de Sudamérica. “… La mejor forma de liberarnos también es teniendo una energía nuclear con fines pacíficos…”. Garantizó una inversión superior a los 2.000 millones de dólares hasta el 2025, con el fin de financiar la revolución energética que convierta a Bolivia en el centro energético de la región.
El Programa de Energía Nuclear en Bolivia permitirá agilizar diagnósticos y fortalecer el tratamiento del cáncer, además de mejorar la conservación de alimentos, semillas, suelos y control de plagas, con la instalación de una Planta de Irradiación Gama.
La Corporación Minera de Bolivia, anunció que un estudio de prospección “preliminar” realizado en el noreste del departamento de Santa Cruz, permitió descubrir un yacimiento de Uranio, elemento esencial para desarrollar energía nuclear.

Convenios
El ministro de Hidrocarburos y Energía de Bolivia, Juan José Sosa Soruco, y el rector de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA), Waldo Albarracín, firmaron un convenio interinstitucional para el desarrollo del proyecto Nuclear Boliviano, denominado “Relativo a la participación en el Proyecto del Reactor – Laboratorio por Internet en América Latina”.
En la ocasión el ministro Sosa expresó que “Con la firma del convenio, los estudiantes de la UMSA podrán participar de esta nueva experiencia científica que vive el país”, a tiempo de indicar que así se da inicio a la era atómica nuclear en Bolivia“ de manera definitiva”.

A su vez para consolidar este proyecto estratégico, se firma un convenio con el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA).
Se han suscrito cinco convenios de cooperación con el Gobierno de Argentina, al margen del proyecto de exportación de energía eléctrica, un convenio es el de reforzar el programa de energía y medicina nuclear.

Otro convenio que se firmo fue con el Comisionado de la Energía Atómica y energía Alternativa (CEA) de Francia, de intenciones para cooperar en tecnología nuclear y energías alternativas.

El 17 de octubre de 2014, el último acercamiento del gobierno boliviano, hecho público por la prensa, se ha hecho con representantes de ROSATOM y del gobierno ruso, en «comisión de alto nivel». Allí retomaron los avances del proyecto de construcción de la planta nuclear en La Paz.

Institucionalidad
Ya se cuenta con recursos financieros para avanzar en el tema nuclear. “…Lo primero que hay que hacer es crear la institucionalidad del tema nuclear. Hay un trabajo intenso para poner en marcha este proyecto”. El nombre de la institución a manejar el proyecto, posiblemente será “Agencia Boliviana de Energía Nuclear…”.

Por su parte el rector de la UMSA, Waldo Albarracín, expresó que “en el pasado la energía atómica sirvió para destruir vidas, pero que actualmente es posible utilizar los avances de la ciencia en función de la defensa de la vida. “Ese fin altruista es lo que nos une y nos motiva a llevar adelante este proyecto”, señaló.

Secretos
En Bolivia, las negociaciones que ha llevado a cabo el gobierno con los representantes rusos, en miras de implementar un proyecto nuclear, se realizan de manera cerrada. Además de algunas entrevista y declaraciones de prensa, o algunos eventos anunciados por el Instituto Boliviano de Tecnología Nuclear (IBTEN), que explican los beneficios de la energía nuclear, no existe la suficiente información al público en general. Contra sus propias declaraciones de abril del 2011, este año el mismo presidente Morales admitió que cuando empezó a perfilar este proyecto hubo temor entre sus asesores por el hecho de informar a la población ante la reacción que generaría. Las primeras reuniones fueron de manera secreta, reservada, a puerta cerrada.

No han existido espacios reales sobre energía nuclear en el país, ni consulta a la sociedad. (En Cochabamba existió un diálogo sobre la energía nuclear, pero no fue promovido por el Gobierno Central)

Aunque el presidente había hecho ya anuncios en años pasados, es en este 2014 cuando se ha confirmado el ofrecimiento del gobierno ruso a Bolivia sobre su «cooperación y asesoramiento» en un proyecto de energía nuclear con «fines pacíficos.

Análisis
Consideramos que debemos aprender a basarnos en hechos históricos, con la magnitud de sus consecuencias, personeros del gobierno boliviano afirman arriesgada e irresponsablemente que se le da demasiada importancia a accidentes como Chernobyl o Fukushima, y que no se repararía en las ventajas de la energía atómica. Lo cierto es que estamos ante toda una red de intereses mundiales y transnacionales inmiscuidos en el negocio nuclear.

La escasa información que sale por la prensa nacional, confirma que hasta ahora, el gobierno boliviano negocia con ROSATOM.
Entre las empresas nucleares de países como China, Francia o Corea del Norte, se halla Rosatom, la mega corporación del estado ruso, que reúne a cerca de 350 empresas nucleares. Desde por lo menos 70 años atrás, desarrolla programas nucleares de diversos tipos, desde los «pacíficos», hasta los de carácter armamentístico como los de sus plantas en Sarov, Mayak, etc. Cuenta con toda un área de investigación y complejos de ingeniería nuclear. En estos últimos años, ha expandido su presencia a países de África, Asia y América Latina, incluyendo un importante y reciente acuerdo con Irán.

Por otra parte el problema sobre la falta de información y consulta a la población sobre este tipo de producción de energía no sólo acontece en Bolivia, sino en Brasil.

No se ha explicado cabalmente por qué sería “una necesidad” para el país.
No se ha consultado ni debatido el mismo significado de Centro energético, lo mismo sucede con los proyectos de explotación hidrocarburífera, carreteras e hidroeléctricas.

Bolivia no puede explotar todavía uranio, ni combustible nuclear, entonces Rusia podría suministrarle este material, hasta que se exploren y exploten de los 22 depósitos de uranio identificados en Bolivia. El gobierno anuncia que explorará dichos reservorios desde el 2015.

El físico Francesco Zaratti, y el personal del IBTEN afirman que Bolivia necesita por lo menos 15 a 30 años en desarrollar una planta nuclear, personal capacitado, además de miles de millones de dólares de inversión, -los 2 mil millones anunciados en Bolivia, quedan pequeños frente a los 31 mil millones de dólares que invertiría en energía nuclear hasta 2025 el gobierno argentino-.
Dionisio Garzón (Ex ministro de minería de Bolivia) afirma que se necesita 5 a 10 años para seleccionar áreas y unos años más para conocer la prefactibilidad de las mejores opciones para la explotación de Uranio, y que además esta explotación necesita tecnología de punta.

Entonces, de inmediato, dependería de la tecnología, capacitación y el uranio que pueda brindar ROSATOM, lo cual no significa precisamente “independencia tecnológica”.

En el caso del uranio, a pesar de la contaminación altamente peligrosa que significa su explotación, para trabajadores y poblaciones aledañas, representantes de la Corporación Minera de Bolivia han anunciado ya el proceso inicial de exploración en el país.

Existen otros dos temas de absoluta importancia por los cuales el movimiento antinuclear en Brasil y de otras partes del mundo, convoca a decir un no rotundo a la energía nuclear: el del agua y la basura tóxica que genera un reactor nuclear.

Es un problema que constituye la disposición de la basura atómica, no existe una propuesta definitiva para ese residuo nuclear, que a medida que se va consumiendo, generando energía, va aumentando la cantidad de basura. Toda planta nuclear, que no deja de ser una planta térmica, precisa de agua y precisa ser localizada cerca de grandes cantidades de agua, de ríos o de grandes reservorios. ¿Dónde piensan instalar la plata nuclear exactamente? ¿Cerca de comunidades? ¿De áreas protegidas? ¿De servidumbres ecológicas? ¿De Sitios Ramsar, humedales?.

Este inicio de la era nuclear en Bolivia: ¿Representará un irreversible negocio capitalista del ciclo de producción de energía nuclear, con las consecuencias inminentes para el medio ambiente en el caso de los desechos tóxicos y la contaminación por la extracción de uranio?

La historia cuenta que los seres humanos y toda la naturaleza, a los que no se les pregunta ni se les informa sobre estos modelos de desarrollo energético, son los que pagan todos los lamentables accidentes que pueden ocurrir. Los efectos de la energía atómica permanecen por centurias… ¿Empieza la Era Atómica en Bolivia?¿Estamos preparados e informamos? ¿Estamos de acuerdo?

Ver: Carta Abierta sobre Energía Nuclear en Bolivia
Ver: Impactos de la Actividad Nuclear
Ver: Centrales Nucleares
Ver: Impacto de la Plantas Nucleares
Ver: Las Plantas Nucleares y el Medio Ambiente
Ver: Centrales Termoelectrica Nuclear
Ver: Energía Nuclear
Ver: No a la Energía Nuclear