Ley obliga tener techo verde

La ciudad de Copenhague aprobó una ley que obliga tener algún tipo de vegetación en las nuevas azoteas de la ciudad, con el objetivo de mejorar el hábitat y ahorrar consumo de energía. También existen planes para cubrir de vegetación las viejas azoteas de la cuidad y para el 2025 la meta es convertirse en una cuidad neutral de carbono.

Copenhague es la segunda ciudad en el mundo con una legislación sobre las azoteas verdes, anteriormente la cuidad de Toronto en Canadá implemento una ley similar.

La utilización de techos verdes genera muchos beneficios tanto económicos como ecológicos. Además de mejorar la climatización del edificio, se pueden utilizar las azoteas verdes para cultivar frutas, verduras y flores. Este tipo de azoteas filtra los contaminantes y el CO2 del aire y también actúa como barrera acústica.

En un estudio sobre el impacto de estructuras verdes en la zona de Manchester los investigadores comprobaron que los techos verdes ayudaban a bajar las temperaturas especialmente en zonas urbanas.

En la actualidad Copenhague posee alrededor de 20.000 metros cuadrados con azoteas en donde es posible implementar estos desarrollos. También existen al menos 30 edificios con techos verdes y se prevé que la nueva ley incrementará anualmente 5.000 metros cuadrados de techos verdes correspondientes a nuevas construcciones.

Un techo puede aportar mucho más, tanto desde el punto de vista estético como desde el punto de vista técnico, puede generar beneficios tanto para el edificio como para el medio ambiente y hasta puede generar interesantes espacios habitables; los “techos vegetales” son un claro ejemplo.

Los “techos vegetales” son aquellos que contienen elementos vegetales vivos como parte integral del sistema total del techo.

Como todos los techos, la función más importante de un techo vegetal es la protección contra el agua y el asoleamiento; y al igual que todos los techos, esta compuesto por distintas capas, cada una con una función específica.

Debido al aporte al medio ambiente que les rodea, y al ahorro energético que le brindan al edificio, los techos vegetales son un elemento importante a la hora de diseñar y construir Arquitectura sostenible.

El diseño y la instalación de un techo vegetal incorpora tanto los conocimientos y elementos tradicionales de un techo regular como los conocimientos y elementos propios del paisajismo, originando así un conocimiento especifico y una tecnología propia. Su diseño e instalación son únicos para cada caso, y variara dependiendo principalmente de la región, el clima, y el tipo de edificio; y pueden variar desde una simple capa de cesped hasta elaborados jardines.

Básicamente estas capas son las siguientes:

Soporte estructural.
Barrera cortavapor.
Aislación térmica (opcional).
Membrana impermeable.
Barrera contra raices
Sistema de drenaje.
Filtro.
Medio de crecimiento.
Capa vegetal.
A continuación se puede apreciar un dibujo esquemático de los diferentes componentes de un techo vegetal.

Fuente: Ecocosas

Techo Verde