El Oasis Inca contaminado

El Titicaca, el lago sagrado de los incas, está tan contaminado de metales pesados que se ha convertido en un cementerio de aves, peces, ranas y otros animales.

La parte boliviana del Lago, es un lago de importancia internacional. Es un sitio Ramsar.

El proceso de degradación debe ser de conocimiento público, para tomar acciones y plantear soluciones binacionales.

Datos sobre el Lago:
Posee un área de 8562 km² de los cuales el 56 % (4772 km²) corresponden a Perú y el 44 % (3790 km²) a Bolivia y 1125 km de costa;2 su profundidad máxima se estima en 281 m y se calcula su profundidad media en 107 m. Su nivel es irregular y aumenta durante el verano austral.2

Vida: La fauna está compuesta principalmente de patos zambullidores, gato andino, chulumpi tiki, guallatas y parihuanas. Entre los peces destacan el suche (Trichomycterus rivulatus), y varia especies de orestias, entre las más conocidas se hallan el carachi negro, carachi amarillo, carachi blanco, carachi enano, carachi gringo, ispi, y peces de otras familias como el mauri (Trichumectarun dispar) y las especies introducidas trucha y pejerrey.

Entre los peces extintos por la pesca excesiva e introducción de especies inapropiadas se hallan la boga y el umanto

En el lago existe una especie conocida como rana gigante del lago Titicaca (Telmatobius culeus), siendo el lago el único hábitat de esta especie.

La vegetación del lago se clasifica en anfibia, sumergida y flotante, y compone uno de los principales elementos del ciclo del ecosistema. Su flora está representada por 12 variedades de plantas acuáticas resaltando la totora (Scirpus californicus), la yana llacho (Elodea potamogeton), la lenteja de agua (Lemna sp.) y la purima (Chara sp.).

También existe fauna terrestre en las islas y riveras del lago Titicaca, entre las que destacan las vicuñas, alpacas, llamas, cuyes, zorros, entre otros.